lunes, 3 de septiembre de 2012

sobreadaptada, yo


Me enteré hace unos pocos años del significado del término sobreadaptada. No sé si en mis años de terapia la psicoloca jamás la verbalizó, o yo no la escuché, aunque seguro ella lo habrá anotado en sus cuadernitos (llenó unos cuantos en los cinco o seis años que fui).
La última vez que escuché la historia de lo bien que me portaba yo en casa de mi madrina no fue hace tanto (ahí pasé todos los meses de vacaciones de mi vida entre los 7 y los 13 años, me mandaban al campo en diciembre y volvía en marzo, navidad, fin de año y reyes incluídos).  Sí, estoy para los paréntesis pero esto es complicado; decía, cuándo lo escuché? fue en el cumple de Guille, aparece una mamá sonriente y me dice,
-ché, acá me dice tu tía que vos te portabas rebien de chica...
Y yo todavía hoy tengo que decir, si, cierto

No expliquemos más. Yo era el caso típico de la nena que se porta bien porque está de prestada, de visita, de favor, siempre, siempre en el colchón de la cama de abajo, de al lado, del cuarto de huéspedes, pasando unos días, pocos, muchos, que no está a gusto pero se la banca, no se queja, no llora, no pelea, acepta lo que le dicen y siempre dice por favor y gracias. En fin, así. Mis padres no existíann, los detalles darían para un blog entero pero ya gasté años de terapia hablando de ellos, por ahora no salen ni en mis cuentos.   Y nunca se me ocurrió, pero nunca, quejarme, criticar, reprocharle algo a mis padres. Bueno, no al menos hasta los veinte o un poco más (de ahí viene toda mi inmadurez afectiva, ya lo sé).
Entonces, y todo esta introducción es la catarsis preventiva, entonces, no sé cómo contenerme cuando Guille me reprocha porque hoy no lo fui a buscar al colegio y tuvo que esperar media hora a la salida de la segunda combi (estaba en guitarra, estos chicos sobreexigidos) y llegó a casa a las 6 y 10.
Y yo ya le había explicado que  yo estaba en el doctorrrr y que estaba por dispararme el  láser como en Star Wars pero en el ojo (para otro día la explicación médica, el resultado, todo oka, ya veo bien otra vez).
Lo que me irrita es que me he dedicado con fervor a ir a buscar a los niños al colegio, es más,  por ir a buscar a mis hijos al colegio (amo estar ahí cuando salen de clase) de verdad dejé de hacer todo. Hablo de unos cinco, siete años atrás. Pero eran justo los dos o cinco años críticos para seguir en el tren o bajarse. Eso que pasa entre los treinta y los cuarenta resulta que es tu vida laboral evaporada atrás de las sonrisas de tus hijos y la placita y los cumpleaños y tantas cosas más. Yo me bajé porque quise.  Me lo recuerdo cada vez que lo olvido (dos o tres veces por semana? o por día?). Puff, sé que se está quejando el niño sensible, el que está celoso de sus hermanos, el que no deberíamos etiquetar como hijo problema (pero lo es!!!). Lo que no sé es cómo terminar la charla sin una discusión, ¿qué hago discutiendo con un niño de diez años?? Es posible que entienda cuando le digo que tiene que ver todo lo que hago por él todos los días en vez de reprochar lo que no puedo hacer una vez? Ni me digan la respuesta, que ya la sé.

5 comentarios:

  1. Sólo voy a escribirte algo que decía mi abuelo materno (al que no conocí y que todos lo recuerdan como una especie de totem de la honestidad): Mañana será otro día.
    Por lo demás, ahora te entiendo con aquello de elegir si seguir el tren o bajarse....

    ResponderEliminar
  2. hola Calderón, sí, es un buen consejo para seguir. Del tren charlamos por línea privada, besotes

    ResponderEliminar
  3. Hola
    Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: montessandra37@yahoo.com
    Sandra.

    ResponderEliminar
  4. Hola, que demandantes que son los pibes de ahora. Yo también fui una nena "buena" y me arrepiento de no haber pegado unos gritos a tiempo. "Me bajé porque quise" es una frase que me repito todos los días. Pero igual me cuestiono y añoro mi otra vida. Aunque sé que en este momento es más importante estar con mi hija. Besos

    ResponderEliminar
  5. hola Julieta! no sólo no tengo la respuesta de si es mejor bajarse o no, sino que me mata la lucha de frente interno que tenemos las mujeres entre nosotras, entre las que se bajaron y las que no, no vivimos ni dejamos vivir?? eso da para otro post...

    te voy a visitar y seguimos charlando en tu blog :)

    ResponderEliminar

intentalo que podés!