lunes, 17 de abril de 2017

También lo dijo chico Bestia

Ten cuidado con tus deseos porque pueden hacerse realidad. Parece que no es un mal menor. Hasta en los dibujitos que miran mis hijos lo usan como tema. El nivel de filosofía que hay en los Cartoons les pasa por encima del jopo mientras yo reflexiono sobre la vida y mis fracasos sentada frente al televisor con ellos. Uno de los tantos momentos que reflejan mi futuro vacío, es que ese momento de televisión con mis hijos no es una liberación sino una cárcel.  Vivo rumiando sobre mi pasado y sin embargo parece que no me lo sé de memoria, tengo que convencerme varias veces al día de las razones por las que tomé las decisiones que me fueron llevando a este camino sin salida. Mi única solución es aceptarme como soy, donde estoy, a donde llegué y a donde ya no voy a ir. Tan fácil y tan difícil como eso.
Una cosa a destacar del momento presente: estoy a posteando a las 11pm como en los viejos tiempos en los que todavía tenía esperanzas.

lunes, 27 de marzo de 2017

depresión nivel fin de marzo

Esta es la época en la que ya hay que tener todo COLOCADO. Nuevas actividades para los hijos, horarios, empleada funcionando, búsqueda laboral/cursos/planes de viaje encaminados.
Bueno, nada de eso está firme claro ni decidido.
En cambio me metí como delegada de clase para mi hijo de secundaria y me gané una guerra vía mail con la madre del supuesto súper inteligente pero de mala conducta/altanero no reconocido como tal por la madre que lo único que dice, es que es brillante y no puede con su conducta, ¨bueno, yo tampoco. La señora le reenvía los mails de los padres a su hijo que los muestra en clase. Caldo de cultivo para problemas con padres e hijos.
La invité a tomar un café con madre mediadora. Pero al bajar el nivel de acusaciones todo quedó en una caricia al lomo de la yegua esta, y así estamos.
No tengo salida para ninguno de mis problemas y me acabo de encontrar una nueva puerta de entrada

miércoles, 1 de marzo de 2017

Ya llegaste, Marzo

Empieza Marzo, termina el preámbulo de Febrero y yo con mis indecisiones de siempre. La lista es tan grande y endeble como si todo fuera nuevo.
Mis white girl problems varían entre
-hacer un viaje pero no tengo con quien dejar a mis hijos o tratar de enganchar en un trabajo de mierda y poca plata (que cambio por empleada y combi) en el cual no tenga más que quince días de vacaciones hasta dentro de seis meses mientras que mis hijos, sólo en el año lectivo tienen OCHENTA días de vacaciones.
-seguir corrigiendo mi ¨libro¨ o dejarlo en un cajón. Hacer un taller literario o clínica de corrección.
-tener empleada cama adentro y odiarla pero poder hacer algo de todo lo anterior, o no tenerla y que me coma lo doméstico sin trabajar escribir o viajar

Hola Marzo, ya llegaste

martes, 14 de febrero de 2017

San valentincito

Una forma más de notar que ya no me importa nada, es San Valentin. Los años de buscar el amor, la adolescencia y rechazar al imperfecto y que me rechazaran a mí cada cinco minutos, la época de desear como loca, las ganas de todo todo el tiempo.

jueves, 2 de febrero de 2017

2017 here we go

Empezó febrero y en lo que va del año ya nos robaron la casa en vacaciones, sacaron la reja, se llevaron una caja con plata y unas joyas que eran de mi abuela, sospechas de empleadas, etc.  Y el auto se me quedó roto en uruguay, lo esperé un día y justo cuando me subí al ómnibus con los cuatro hijos, me llama el hombre del taller para decirme ¨está listo¨. Así viene este año, bastante gastado para el primer mes. La última semana de vacaciones fue de campamento gitano en un largo viaje de vuelta en etapas de visitas reuniones  y trámites.  Y ahora la desazón descansada de estar en casa y esperar otro año de incertidumbre. Me desperté con la certeza de que me estoy secando.
Mis problemas y mis planes son los de siempre, eso al fin y al cabo no es tan malo. Que no haya problemas nuevos. Por ahora.
Estoy leyendo ¨La esposa joven¨  de Alessandro Baricco y es tan hermosa y poética que todo lo que dice duele, creo que tanta literatura bella me dejó revueltas las certezas.