martes, 16 de mayo de 2017

Acá en mi oficina, con el sombrero de playa pa taparme del sol

Tengo el don natural de hacer las cosas casi bien. Esa pequeña diferencia que en la época de estudio me bajaba la nota, en la vida real se traduce en ERROR, ERROR, ERROR. Un error en un detalle te arruina todo, por algo siempre me acuerdo del nabo que confundió pulgadas con centímetros y cuando pusieron al Hubble en órbita se dieron cuenta de que era miope… o era una sonda a Marte que tenía un error de diseño? bueno, una de esas dos cosas. Yo hubiera sido la tipa que hizo el cálculo y justo se olvidó que había que usar el otro sistema de medidas. Así que acá estoy en el escritorio/playroom-mini/biblioteca sala de computadoras de la casa, el único dormitorio libre, que siempre está lleno de cosas. Y para ser práctica, me armé una mesa con tabla y caballetes, pero de frente a la ventana y al sol de la mañana. Esta ubicación además de matarme con el sol de frente, me hace entrar en agonía cada vez que me alejo unos metros por miedo a que un ladrón vea por la ventana, salte la reja de entrada, rompa el vidrio, y me robe la notebook por la ventana. No tengo paz, así que si salgo la escondo abajo del almohadón de la silla, que tampoco es cómoda, es una silla cualquiera porque le dejé las sillas buenas a mis hijos grandes. Bueno, fue porque cambiamos el piso flotante y no quería rayarlo. Y los caballetes que compré son un  altos así que la mesa queda un poco incómoda. Así que los escasos momentos en que decido sentarme a pensar en todo eso que quiero hacer concentrada, desde pagos online hasta la corrección de mi borrador infinito de novela mala, todo eso, lo hago en la incomodidad del sol de frente, la silla y la espalda, las muñecas clavadas en los bordes de la mesa mientras tecleo, y el miedo a un robo. Y como lo mío es la dispersión, no me queda espacio mental para concentrarme en serio en nada. Fui perdiendo todo, quedé reducida a la que hace la comida y revisa el revoltijo de objetos de diferentes categorías que están siempre fuera de lugar. Muchos, porque no lo tienen. Retrato de una vida desorganizada. Uy! Me tengo que ir arriba a buscar el usb que me olvidé, ya vuelvo

2 comentarios:

  1. y sin embargo,
    acá estás...
    escribiendo

    ResponderEliminar
  2. Jeje, te comprendo. Mucho.
    Besoss

    P/D: Quiero saber de esa novela!!

    ResponderEliminar

intentalo que podés!