martes, 21 de junio de 2011

Inviernos eran los de antes

No sólo por el calentamiento global, desde que me vine a Buenos Aires para mí los inviernos son casi una papita, comparados con el viento frío que me chicoteaba en la parada del ómnibus en Montevideo a las 7 de la mañana, o a la  vuelta de los bailes a la madrugada.  Qué manera de resistir torturas en la adolescencia y juventud. Ahora no me sacás a la madrugada de minifalda en invierno ni en pedo. Bué, no me sacás de casa a las 10 de la noche. Será por eso que no tengo tanto frío?!

2 comentarios:

  1. epa gaucho!! apareciíoi!!! no estaba hibernando ya??? saludos!!!

    ResponderEliminar

intentalo que podés!